Sus demandas, que son también las nuestras

, son volver a la unidad nacional, a través del diálogo y el respeto mutuo, y NUNCA recurrir a la violencia entre hermanos. Poner los intereses nacionales por encima de cualquier interés partidista, hay que recuperar el espíritu de lucha, todos unidos, con todas sus manifestaciones como derechos inherentes, y como factor catalizador, evocando el derecho internacional referente al respecto.
Exigimos el fin de la ocupación, el desmantelamiento de todos los asentamientos, parar la judaización de Jerusalén, eliminar el muro de segregación y acabar con la inmunidad del estado de Israel y sus líderes, y que sean juzgados por sus crímenes contra nuestro pueblo a lo largo de los últimos 62 años.